Disagree and commit

source: https://lifehacker.com/how-to-disagree-with-your-boss-without-getting-fired-1765538220
source: https://lifehacker.com/how-to-disagree-with-your-boss-without-getting-fired-1765538220

Parece fácil, nos juntamos todos en una mesa, se discute sobre un tema estratégico relevante, cada uno plantea su opinión y después se decide.

Puede ser que tengas una ejecutiva muy democrática y que todo se vote, o que sea más presidencialista y el CEO tenga la última palabra. Sea como fuere, puede ocurrir, y ocurre muy a menudo, que NO estés de acuerdo con la decisión tomada, y entonces toca marcarse un Disagree and commit.

Parece un tontería, pero es fundamental, porque intentar conseguir el consenso no siempre es posible, ni deseable, y puede ser carísimo a medio y largo plazo. Disagree and commit, cómo nos explicaba el gran coach de startups David Surrenda en un retreat, hace años, será una frase que os ahorrará muchísimo tiempo, creedme.

¿Cómo plantearlo?, la realidad es que nadie tiene una bola de cristal con el futuro, por lo que no hay respuestas seguras y en una startup es necesario tomar apuestas arriesgadas, todo el tiempo. Si lo tienes claro como CEO o responsable de ese proyecto,  si estás convencido de que merece la pena seguir un camino en particular y no otro, entonces pide a tu equipo que acepte un “Disagree and commit” por esta vez, y pídeles que el commit sea sincero.

Para que esto funcione tiene que ser un proceso bi-direccional, claro, habrá momentos en los que como líder, tendrás que ser tú el que te encuentres en pleno Disagree y tengas que hacer un commit como un piano. Una vez que hayas explicado tu opinión, los pros y contras que ves, que encima tendrán el sello de autoridad y seguridad del CEO (no lo olvides!) si tu equipo sigue convencido de su camino y quieren seguir, tienes que aceptarlo con elegancia y tu papel será ayudar a que se convierta en un éxito rotundo.

No vale decir, “ok adelante”, y luego reservarte un “yatelodije” épico, como si la decisión no fuera contigo. Porque la maldición de un líder que sabe delegar, es que puede delegar la responsabilidad pero nunca el “ownership“, sigue siendo tu compañía y todas, todas las decisiones tendrán que ser defendidas por ti a muerte.

En todo caso, recomiendo el “Disagree & Commit” como una herramienta maravillosa de gestión, porque ahorrará muchísimo tiempo en acortar ciclos de decisión, en los cuales se hace necesario convencer a individu@s con menos información sobre los pasos a tomar, cuando en realidad, basta con conseguir su “commitment”. 😉

P.s.- Esto lo explica muy bien Jeff Bezos, aquí