Hoy se ha levantado el día oliendo a miedo…

Hoy se ha levantado el día oliendo a miedo,

y toda la semana.

 

Somos más de dos, contando la sospecha,

y me sobran monstruos debajo de la cama.

 

Hace un día malo y solo.

Tras la ventana llueven silencios

y se cuelan inseguridades heladas

por las rendijas de tus sábanas.

 

El dilema de mis brazos es que no saben,

protegerme entre nosotros y este tiempo,

y nuestros besos son escalofríos, falsos retos,

ascuas mal apagadas de goces de otros, pasados.

 

Yo soy así, ¡rápido me vence el desamor!,

tanto que no llego a sufrir ni las derrotas,

“mind the gap” y a seguir amando.