¿Qué hace a un buen COO?

Montas una startup y pronto te das cuenta de que no, no eres el líder visionario (CEO), tampoco eres el mejor desarrollador (CTO), las ventas y el “hustling” no son exactamente lo tuyo (CRO), no sabes diseñar o pensar en cómo los clientes usarán el producto (CPO), resulta que las cuentas te aburren (CFO) y que nunca has oído hablar de Google Adwords, outbound marketing o lead generation (CMO) y lo que te queda, es postularte para ser el COO (Chief Operating Officer). Que para qué engañarnos, parece una posición un poco de prestado, como diseñada para el que no tiene sitio.

Bueno, si es lo que hay, vamos a ponernos manos a la obra. Cómo puedo ayudar a la startup, siendo el mejor COO, ese chic@ para todo con galones. Que es lo que hace el COO al fin y al cabo, todo y nada, ¿no?.

La definición que más me gusta es la de “generalista con talento y experiencia, capaz de entender tecnología al mismo tiempo que ordena temas organizativos y empatiza con el equipo“. Aunque en muchos de los casos, la función fundamental es hacer aquello que no le gusta hacer al CEO ;).

Y es que, que ese binomio, CEO-COO esté bien engrasado, es fundamental para el rol de COO pueda tener éxito y para que tenga impacto real en la organización. Porque será inevitable que existan solapes entre ambas funciones, mientras que el CEO define la visión general, el QUÉ, el COO apoya a los equipos mientras contruyen a través del CÓMO.

Algunas de las características que definen a un buen COO y que me encantaría dominar, aunque por desgracia, después de 15 años me parezca que sigo empezando, aprendiendo cada día y siempre estoy boxeando bastante por encima de mi peso, son:

  1. Ser el Chief Psychologist Officer, lo que implica tener una gran estabilidad emocional, para poder entender a muchos perfiles distintos, sin dejarse influenciar para las fuertes personalidades de los execs-fundadores de una startup. Al tiempo que pueda trabajar y tener una conexión personal con todo tipo de perfiles, desde desarrolladores a perfiles comerciales.
  2. Ser un vendedor. Ser el primer y mejor vendedor (hasta que deje de serlo). Y entender profundamente todos los pasos del proceso de marketing y ventas. Desde dónde se generan los leads y cuáles tienen más calidad, hasta el contacto inicial con el cliente, la búsqueda de sus necesidades de negocio y cómo el producto las resuelve, la negociación y el cierre del contrato. Con el tiempo, podrá ser menos relevante, pero al principio, debe construir el esqueleto del futuro equipo de ventas.
  3. Tener foco en los resultados y las métricas más importantes de la compañía (que deben ser pocos), y en cómo se alinean esas métricas más cortoplacistas con la estrategia a largo plazo. Con una gran atención por los detalles, para entender las implicaciones de una desviación y cómo afectan a la “big picture”.
  4. Tener una gran capacidad de cambiar de sombrero continuamente, manteniendo un nivel de profundidad suficiente en todos los temas, para actuar de correa de transmisión y desatascador de bloqueos entre equipos.
  5. Mantener una actitud positiva y con foco en la resolución de problemas. Un foco incansable en cómo es posible resolver un reto y no por qué es imposible. Pero sabiendo discriminar entre lo posible y lo inalcanzable, para priorizar esfuerzos.
  6. Ser humilde. Tiene que entender que los focos de atención pública e interna estarán en otros roles y trabajar más en la sombra. Los egos son la mayor fuerza destructiva de estructuras frágiles como las startups. Y un buen COO debe entender que todos sus colegas son mejores que él en sus respectivos campos.
  7. Debe saber escuchar. Es quizá la habilidad más importante. Cómo escuchar sin sesgos ni prejuicios, sin juzgar. Cómo tener y tomarse el tiempo suficiente para primero entender lo que se discute y preguntar lo necesario antes de abalanzarse a dar todas las respuestas.
  8. Liderar a través del ejemplo de servicio a los demás: “management by service”. Ser un modelo interno en implicación y aplicación de la cultura de apoyo y asunción de riesgos sin castigo.
  9. Tener una importante querencia por los números y las hojas de excel. Más todavía si la compañía no tiene CFO (probable al principio). Los presupuestos, las métricas, el análisis de lo que está pasando y los planes del futuro lo requieren.
  10. Ser bueno escribiendo, para comunicar interna y externamente desde los principios que regulan la compañía, la cultura hasta documentos legales y comerciales.
  11. Entender las dinámicas de la organización. Quién sabe hacer qué cosas, para pedirles consejo o ayuda. Qué palancas mover para dar saltos de gigante y ser creativo en la búsqueda de soluciones para el tsunami de retos que se presentan cada día, luchando, siempre, contra la política.
  12. Tener sentido de urgencia. En ocasiones será necesario tomar atajos para alcanzar un hito fundamental y debe saber empujar al equipo para hacerlo. También tiene que entender que no es posible abusar de esa carta porque desgasta muchísimo y crea deudas emocionales y técnicas.
  13. Ser el “Defensor del equipo” a todos los niveles y en todos los aspectos.
  14. Ser un maniaco de la mejora continua, de construir por encima de lo existente, sin reinventar la rueda a cada paso. Buscando mejores prácticas y entendiendo que la perfección es imposible y que es necesario tomar compromisos para avanzar.
  15. Ser flexible. Para ayudar a integrar todas las funciones de la compañía unas con otras y para ir modificando su papel e impacto a medida que la compañía avanza.
  16. Ser un buen comunicador. Para poder expresar la visión de la compañía y su traducción interna y externa, tanto al equipo, como a la Board o los futuros inversores, como una extensión del CEO, donde sea necesario.
  17. Ser divertido. Porque es montar una startup no es un camino de rosas, y hay que conseguir encontrarle el gustillo por el camino.
  18. Ser orgulloso, para no olvidar los hitos conseguidos en el pasado y atragantarse con todo lo que, siempre, queda por hacer.
  19. Tener pasión. Porque sin pasión, nada tiene sentido.

Curiosamente, en las fases iniciales (y no tanto), lo que menos hace el COO, es precisamente ocuparse de las Operaciones. Si no que, se convierte en un rol flexible, que cubre los huecos allá donde la compañía los necesita y permite crecer al tiempo que las estructuras se van volviendo más rígidas y su rol se consolida en el “company building” más estricto.

Ahora que releo la lista, me parece que el mejor consejo que puedo dar a quien pretenda hacer una carrera de COO, (cómo se puede tener vocación de esto?) es directamente especializarse en cualquiera de las otras funciones ;).

Mucha suerte!.

Farewell Mr. Ambassador

Three and a half years seems a bit too short of a cycle, but these have been intense and meaningful years indeed!. A rollercoaster of intentions, which now comes to an abrupt end. This is surely not a good-bye, but years from now, when we look back in time, I am sure that we will feel that these years defined us, in quite profound ways.

There is a Chamberi Valley mafia, Alexis, María, Iñaki/s, Diego, Ander, Aquilino, Jorge/s, Sergio, Javier/s, Raul… shaping up nicely along the years. We have become good friends and helped each others as the ecosystem matured. As we grew up, a golpes.

As Guillermo Abril states in his great article in El Pais Semanal this weekend, we have cried on each others shoulders when we had nowhere else to go.

james costos, chamberi valley, miguel arias
Credit: Lupe de la Vallina

We have had our decent dose of successes and failures, and most importantly, we have build strong bonds. But James Costos helped galvanize our relationships and our self esteem in unthinkable ways. He made us feel important, relevant and gave us a wider sense of purpose, all the american way. He gently shared with us his own spotlight and we used all that care and interest to mature even faster, to become wiser and to look fearlessly into the future. Shaping up the Spanish entrepreneurial ecosystem and connecting with top entrepreneurs and investors on the other side of the pond.

chamberi valley, james costos
Credit: Arrola

Our new Chamberi Valley Honorary President (we are so privileged that the Mr. Ambassador accepted to honor us) was paramount to put Chamberi Valley at the decisions table, where not so many small entrepreneurs have been before. It might be anecdotical that I got to share dinner with our King and Eric Schmidt, but it is telling, nonetheless, of the clear mindset of Ambassador Costos. Entrepreneurs are the pillar of job creation and are risking their wealth and health to create value where there is none, hence they deserve to have a relevant space in our society.

Three years and a half ago, sitting at a sofa in the Embassy’s residency, the Ambassador asked us what he could do for us, and we plainly asked him to become our Champion. What a champion he has been!! he took the challenge and transformed it in a personal quest, and we rode along his energy and the efficiency of his incredible team. Which will also ensure there is continuity in the legacy of Mr. Costos.

We got to tell our story to the world and share our thoughts with people that matter. I bitterly regret to have not been able to meet Michelle and Barack Obama, yet, despite Mr. Ambassador’s tireless efforts.

john kerry carto

We will miss you Mr Ambassador, your sense of humor, your open mindset and closeness, your unparalleled mastery of attentive silences, listening first, to give, always, the most appropriate answer.

The embassy will be missed too (I am afraid the new Ambassador might look at the list of previous guests and ban us for life ;)), it became our house, as you became the Ambassador of the Spanish Entrepreneurs.

15966094_10154459419113731_6405560862031541623_n

Being Ambassador is a title that you get to keep for life, as I am sure that your bond with Spain will remain strong over the years. I feel sad, as Maria tweeted, “When you feel sad for someone leaving it means he has made an impact”.

maria fanjul, twitter

And I have the hope  I will be able to call you among my friends and honor my promise to invite you and Michael to have dinner at my place some years from now, and show you I have been worthy to buy at least the smallest of  the great Julie Merethu’s paintings, so that we can admire her art.

Farewell, James.

Work-life balance as an entrepreneur

This is an increasingly interesting topic for me, and after my last post reflecting on my 2015 overview, I think it deserves a longer post.

One of the best work-life balance gurus in Spain and a great friend, Jose Carlos Hualde, once told me that the secret of happiness lies in 2 simple principles:

Humbleness: to understand and be thankful for the privilege one has to be here and now, with the capacity to control your own destiny and enjoy it fully, while so many others unfortunately cannot.

Possibilism: which relates to the fact that we need to aim for the stars in our goals, but feel happy when we reach what is under the reach of our very own capacities. Always wanting more, needing more, which cannot be achieved, both in our personal or professional environments, only leads to frustration and unhappiness.

And he suggested I should make a list of the things that make me feel whole: my green book, and also the list of things that make me feel at unease: my red book. So that I could use it as a guide of what is right and wrong in my life.

It is not that I should just focus on doing the things that make me feel better, since you always have responsibilities, constrains, etc in your life, but at least you should understand how far off you are from your own goals and what is the path towards reaching them.

These where my Green Book items:

  • Spend quality time with my girls in some interesting, rich activities: zoo, discovering the nature, building stuff.
  • Practice more sports: Paddle, Fitness, Skying,
  • Have time to spend with my wife, alone, to do the things we both like: hiking, cinema, plan & build our family´s home (both physically and metaphorically).
  • Building impactful projects, being involved with innovative technologies.
  • Have insightful conversations with my folks to share my challenges and get their vision of life and learnings.
  • Travel more: show the girls the world, visit exotic places with Elena which enrich our perception of the world.
  • Give back to the entrepreneurial community: blog posts, talks, teach.
  • Host dinners at home, enjoy insightful conversations with my closest friends.

And my Red Book had this:

  • Working over 60 hours per week.
  • Excessive pressure on results, which are very difficult to achieve, which leads to fear of not being able to deliver to the expectations.
  • Divergence of risk aversion and work-life balance with my wife.
  • Always be looking for more repercussion of what I do: blogs, tweets, growth… continuous in-satisfaction after reaching new milestones in my life.
  • Tense relationships in the professional field, where blame is looked for instead of how to solve the issues.
  • Big responsibility on the team, the funding, the customers, family relationships, friends.

I have one of these types of personalities who has trouble being completely happy, even if I have all the ingredients to do so. Too bad, I definitely need to work harder on this.

Excessive sense of responsibility, perfectionism and the feeling of not delivering to the expectations both personally and professionally can be a driver of action but also an insidious pain.

Now that I look back to that list, it mostly goes tied to the lack of time to do what I like more, and the stress of managing an hyper-growth startup. At the same time I feel incredibly excited about the possibility of building something really big and unique with global impact with CartoDB.  What I like most (building disruptive technologies, changing the status quo of an industry) is also producing collateral damages of what I dread most.

Entrepreneurs are not only sick optimists but also bi-polar mad individuals.

How can a better balance between the tsunami of tasks and thing to get done daily and the need to spend time with your family and devote time for yourself to rest and be healthy and fit?. I have not the best answer there, many others around me perform better. I feel Arrola is a great example of being on top of hundreds of things and still having time for family and his passions.

My two cents here are:

  • Delegate more
  • Think more about what needs to be done, to prioritize what is important vs what is urgent, and let go what is not really relevant. It will come back in the future.
  • Block time for yourself and your family in your daily calendar, and be strict about it.
  • Stay away from your email, slack, mobile phone after a certain time daily, and avoid going to sleep or waking up with your phone in your hands.
  • Avoid being a chaos monkey, where your opinions and suggestions create more workload to those around you, instead of solving issues.
  • Avoid time sinks, where you spend endless hours in meetings or tasks which produce little results
  • Enjoy what you do, at work and at home, and remember the two principles I cited in this article: Humbleness and possibilism.

My 2015 in review, some personal thoughts about work-life balance & entrepreneurship

Two years ago, I sat in the exact same Coffee shop in Madrid as today, sipping an orange juice and thinking about my next career steps, while evaluating destinations for our family sabbatical year (which ended up lasting one single week).

It looks like ages ago now, and I think it is time to reflect on 2015 and where I stand in this incredible journey.

This year has been a lot about traveling. And I mean it. I have spent more than 100 days out of Madrid, (it is not that easy to get the Iberia Oro, flying cabin) and I have realized that spending almost half of the time in New York leads to experiencing two asynchronous lives.

My life this year has not run on a single time-space continuum, where I travel from one place to the other, but instead I have jumped between two distinct realities which happen in almost parallel universes, where I interact with different individuals, undertake different tasks and have certainly different daily patterns.

Rhythms, office culture and, of course, the external environment, are pretty different comparing Madrid and NYC, and it is hard to connect emotionally with both every two weeks. And having my family and gravitational center in Spain, with wife and girls, makes it even harder, since your head is always leaning towards where you have the ones you care about the most.

These two lives in one, actually made months run much faster instead of slower, time rushed, and it has always been that moment, where I was about to take off or land somewhere.

11377215_10153050899518731_2129196517682025442_n

If you add to this bi-polarity the inherent pressure of hyper-growth startups, the recipe for stress is ready. And I had a bunch of it in 2015.

Two years ago, we had no team members under sales and operations, and now our head count is over forty in this area. And the complexity of structure, customers support, product, etc has increased exponentially, moving from 200 to 1200 customers, or increasing our revenue over three fold yearly.

Having the chance to play in the champions league of entrepreneurship is a true privilege, and I am grateful for it, but it also implies strong responsibilities. It is pretty hard to grow that fast while building the company and disrupting a market. I was told that working with tier 1 VCs would take you to the edge of your personal limits and I feel more of this will come in 2016.

11150365_10152947166308731_2213686202164027110_n

Giving back to the community

I had not much time this year to devote to classes, conferences or even writing in this blog. And I completely cancelled my coffees with wanabe entrepreneurs (I am so sorry for this). I definitely failed here, but it was a must considering my travel schedule. Time in Madrid has been precious to spent quality time with my girls and that was not something negotiable, at all.

A great highlight on this area was the success of In3, an awesome networking event to connect entrepreneurs on both sides of the pond. The enormous support and ownership of the US Embassy and the hard work of Chamberi Valley entrepreneurs made it possible, and helped to establish a space of mutual trust to close deals, learn and build lasting relationships.

11148621_10152983010282705_8182672245680295014_n

Yin and yang

I am not a huge fan of Chinese philosophy, but I had a lot of yins and yangs in 2015. The whole family spent some great months in Brooklyn together and it was so good to have Carlota tell me confidently that she is “by far the best English speaking member of the family, daddy”. And we got to enjoy our newly acquired country house in Navacerrada, which will become a hub for friends and family as we planned. Moreover, new members came to the family, with the promises and strength of the future.

11846768_10153203460303731_8746690434837937747_n

And I also got some dreadful news conveyed in ugly, medical words, that have destabilized the foundations I have built myself upon. Making me realize how much I still depend on the love and support of my folks and how much I need them to share my own path ahead. For many years.

What went well

Professional goals: I was right to join the rocket ship two years ago, and while CartoDB is bringing me to the boundaries of my skills and capacities, I am very proud of what we are building and the milestones we are achieving. Step by step. CartoDB is much more ready for global success now than one year ago, if we think of the funding, the team, new offices in NYC and Madrid, the product evolution…, keeping its culture of humility and frugality.

11987161_10153262274258731_3718285719142383535_n

Personal growth: I learnt a ton this year, I feel I am more knowledgeable about funding, SaaS, operations and human relationships. I have played in the major leagues and I feel I have nothing to envy,  except a bit more self confidence.

New friends and connections: I got to meet and get personally involved with a few awesome individuals, which are now great friends. It is motivating to find people you share your vision of the world with and I am looking forward to many more conversations in 2016.

What didn’t go well

Stress and work-life balance: Building a hyper growth company is very stressful, and I am the type of personality who is too perfectionist and too involved in everything to handle it well. I need to work a lot on this, how to delegate much more in other team members and generically worry less. And the same applies at a personal level, I need to stop thinking about stuff too much, and let go.

Carpe diem.

Health: As a correlation from excessive travel and stress, and adding to the cocktail the sleep deprivation induced by toddlers I could rest very little this year. Sleeping badly and having no time to exercise, my back has been hurting almost the whole year and I have felt my health and strength decrease dramatically over the year.

My goals for 2016:

I don´t know what to expect from 2016, I have put so much effort into 2015 that I am actually exhausted ;). I think results will come, tenfold, once some pieces click into their expected positions. These are my goals in no particular order:

• Smile more, forgive more, judge less.
• Take care of my team and delegate much, much more.
• Spend much more time with my Mom and Dad.
• Enjoy deeply the development of my family, caring more about Elena and the girls.
• Go back into practicing sport regularly, at least 1-2 times per week.
• Worry less and have much more fun, looking into the future with optimism.

10339751_10152999930743731_3163794517517847896_n

Hablando de perseverancia, una lección vital

Se ha puesto de moda en el mundo del emprendimiento hablar de la perseverancia como factor clave del éxito. Hoy mismo leo esta cita de Steve Jobs en twitter:

I am convinced that about half of what separates the successful entrepreneurs from the non-successful ones is pure perseverance. – Steve Jobs

Y esta exaltación de la perseverancia hace que los futuros emprendedores wanabees te frían a correos y recordatorios y llamadas, persigan a inversores y posibles clientes en eventos, en la calle e incluso en el baño. Y que, encima, esté bien visto.

Pues tengo que daros una noticia de esas que vienen de la vida, que discurre con toda su crudeza en paralelo al circo emprendedor. Perseverar, sin tapujos, sin algodón, ni red, perseverar, es lo que hace mi amiga Arantxa. Y lo que hacemos todos nosotros, en realidad, es llorar en hombro ajeno y quejarnos de vicio.

Hace 6 años, Arantxa sufrió un derrame cerebral, por un cúmulo de malas suertes de esas que te descarrilan la vida. Y desde entonces, está luchando día a día, para mejorar poco a poco y  ganarle batallas inmensas al desaliento y a la capacidad de valerse por si misma, comunicarse y no perder su identidad.arantxa quiros

Aran sigue siendo, absolutamente, ella. La misma persona que siempre está atenta a lo que me pasa, que se preocupa por todos antes que por ella y que se alegra por los retos que voy superando. Aunque le costara tanto volver a decírmelo al principio, y ahora, a fuerza de voluntad y espiritu, con ayudadel whatsapp y facebook haya conseguido estar más y más conectada con todos de nuevo.

A veces me da hasta vergüenza contarle lo que me preocupa, porque sus retos sí que son grandes, y ella no se arredra ante nada. Cada día a trabajar, non-stop, asistiendo, impertérrita, a deserciones de amigos, malentendidos o prejuicios, batiendo la desidia de la rutina y el olvido.

Y ahora, encima, ha empezado a escribir un blog, lucha e ironía, que de ambas tiene la mochila llenas. Os aconsejo que lo sigáis, y os empapéis de lo que dice y de su historia. Para que todos vosotros, emprendedores actuales o futuros, y yo mismo, podáis daros un baño de realidad, cuando penséis que esto que hacemos es muy difícil.

Y entendáis que perseverar, lo que se dice perseverar de verdad, es otra cosa.

Animo Arantxa!.

Mi primer viral

Nadie tiene claro qué es lo que despierta la palanca de emociones que hace que una noticia, imagen o por qué no, mapa, se vuelva viral. Sobre todo, para que despierte lo mismo en miles de personas muy diferentes.

Parece que la emoción más potente para generar viralidad no es el miedo, si no la sorpresa, diversión o el entretenimiento. Crear una reacción de interés positivo y querer compartir esa sensación con otros.

Así visto, parecía lógico que el mapa que hice la semana pasada sobre el terremoto en España, se volviera viral con 200.000 visitas en poco más de 1 día y apariciones en muchos medios de comunicación (no todas citando fuentes, por desgracia).

La sorpresa de ver cómo en el minuto 17:17, cuando ocurre el terremoto físico, se genera un terremoto de twitts enloquecido demuestra como CartoDB puede ayudar, incluso a non-techies como yo, a contar las historias que importan.

Y encima me sirve para testear la nueva integración que hemos lanzado ayer, con wordpress :).

 

 

El balance del año no se mide sólo en KPIs

Hace un año estaba aún convaleciente de la peritonitis que se robó mis Navidades y el apéndice,  pensando cómo empezar mi periplo sabático por Londres o Nueva York después de poner punto y final a un periplo de 11 años con IMASTEON24.

Y si reflexiono sobre todo lo que ha pasado en estos últimos 12 meses, no podría imaginar, entonces, el alucinante viaje en cohete que me iba a echar entre pecho y espalda. Y lo que queda todavía para llegar a la estratosfera, y más allá.

Desde mi incorporación “hands-on” en CartoDB, la velocidad a la que se mueven mis circunstancias se ha disparado y a veces la realidad se me aparece un tanto borrosa, tanto que me acuerdo de unas líneas que escribí hace algunos años:

Desde que no estamos juntos

los meses han aprendido a andar deprisa,

ahora corren a mi alrededor

y me marean,

tendrías que verlos.

Me ha tocado este año boxear de manera consistente muy por encima de mi peso y aprender una tonelada de cosas, cada día. Pero esto es lo que tiene trabajar con un equipo de alto rendimiento, donde no hay huecos para el despiste, la mediocridad o el relajo.

Los retos de escalar, o más bien, intentar escalar una startup tecnológica, creando un proceso de captación y retención de clientes repetible, con una sólida infraestructura tecnológica, los fondos económicos necesarios y el equipo adecuado, se pueden encontrar en muchos posts sobre el tema. A nivel personal, este año he podido comprobar que escalar una startup no es sólo añadir más individuos para hacer las mismas cosas, si no sobre todo:

1. transmitir los comportamientos y creencias que nos han llevado hasta aquí a todos, dando “ownership” y creando una sensación de responsabilidad en cada uno de los miembros del equipo.

2. delegar con éxito y con cabeza, porque el tiempo del equipo gestor es uno de los recursos más escasos.

3. contratar siempre figuras y cracks con hambre, pero sobre todo, ayudarles a tener éxito, con un proceso de on-boarding que permita encontrar orden y aprendizajes en el caos.

4. “Be mission driven” porque una cultura fuerte hará que todo el mundo sea más productivo y tome decisiones por su cuenta que, sin embargo, estén alineadas con los objetivos comunes.

5. Tener un sentido de urgencia continuo, pero con un sentido. La competencia es brutal, y cada vez habrá más “stakeholders” ante los que responder, pero hay que correr rápido hacia algún sitio.

6. Definir objetivos medibles y factibles, y medirlos realmente. Nadie sabe nada, pero sí que es posible aprender de los experimentos fallidos que vas haciendo, iterar y mejorar poco a poco.

7. Comunicación, comunicación, comunicación. Todo el tiempo, para que todo el mundo sepa qué tiene hacer y qué hacen los demás. Y para repetir, las veces que haga falta, hacia donde vamos.

8. Actitud. Si vas a jugar en champions, hay que creérselo, con el estado de ánimo que permita afrontar grandes retos, sin miedo y con ganas.

Después de levantar la ronda de financiación de CartoDB  (el post de Oriol explica el proceso perfectamente aquí y yo he escrito algo sobre el tema aquí) y pasar un intenso verano en Brooklyn con la familia (tendría que escribir más a menudo sobre los sacrificios que tienen que asumir los que rodean a los emprendedores, con una muy diferente aversión al riesgo y en cambio arrastrados en nuestra vorágine de sueños y quimeras imposibles).

Ahora me toca un larguísimo commute bi-semanal NYC-MAD, y cómo me decía hace días otro viajero continuado, “the place I call home is where my family stays“. Y uno de mis deseos para 2015 es que, en breve (ahora que tengo visado americano después de 8 meses de burocracia y papeleos, yay!!) pueda llamar “home” a la big apple de nuevo, y deje de acumular avios viajando en turista, que es muy sufrido ;).

Han pasado muchas cosas en 2014, y aun así queda todo por demostrar, pero no puedo perder la perspectiva y recordarme, aun vez más, que quien define el éxito no son los KPIs del negocio, ¡¡aunque sea SaaS!!, si no hacer sentir bien a la gente que está a tu alrededor.

La misión que mencionaba antes, no puede ser sólo empresarial, si no que tiene que estar necesariamente acompasada con la misión familiar. Entender cuál es el decálogo de las cosas que te hacen estar bien, a tí y sobre todo a los tuyos y cuáles son las cosas que restan enteros a tu bienestar. Y tener muy claro dónde va esa “startup” familiar, garantizando que todos los miembros de tu equipo están motivados y encuentran el camino a su propia realización. Que puede ser muy diferente a la tuya.

Puede que ambos caminos no encajen a veces, y sólo el esfuerzo continuado para recuperar el equilibrio, hará que pueda asegurar que he llegado, al fin, a algún sitio.

Feliz Navidad!

IMG_3583

Está condenada nuestra sociedad?

ayn rand

Me mandan esta interesante y muy relevante reflexión de Ayn Rand (es de 1950, pero como si fuera de ayer mismo):

“Cuando adviertas que para producir necesitas obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebes que el dinero fluye hacia quienes no trafican con bienes sino con favores; cuando percibas que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por su trabajo, y que las leyes no te protegen contra ellos sino, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra tí; cuando descubras que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un auto-sacrificio, entonces podrás afirmar, sin temor a equivocarte, que tu sociedad está condenada.”

Me temo que, vistas las noticias de estos días,  estamos cerca de que el desolador panorama que planteaba Ayn sea nuestra realidad cotidiana, pero quiero pensar que todavía hay rayos de esperanza. Al menos entre los emprendedores que tengo el honor de frecuentar, se respira un optimismo enfermizo y decidido, con ganas de cambiar estos mimbres y abrir nuevas oportunidades.

La buena noticia del día, es que una crack como María Fanjul, haya sido nombrada por méritos propios, para dirigir el negocio online de Inditex en el mundo. Me acuerdo cuando conocí a María hace más de 5 años, en mi primer viaje a SF, sientiéndome diminuto ante la actividad de Silicon Valley.

Y aquella María ya tenía la energía, actitud y humildad competente que la ha llevado a recorrer un camino meteórico desde entonces.  Y lo que le queda. Me siento un privilegiado espectador de que el talento aún se premia en esta sociedad de chorizos y trepas. Enhorabuena y suerte!.

maria fanjul miguel arias silicon valley

Se nos fue el tío manolo

Me llega el mensaje, un whatsapp, estando en Nueva York,  “Se nos fue el tío Manolo”. Pam, y ya está, otra de las limitadas fuentes de cariño que uno tiene en la vida, apagada para siempre.  Parece que a partir cumplir ciertos años el balance empieza a resultarme negativo y no hay mucho que pueda hacer para aumentar el círculo de los que quiero de verdad. Y que me quieran, sin concesiones, aún resulta más extraño.

Leo el whatsapp y pienso en lo que diría el tío Manolo, con sus 92 años y ese escepticismo sensato ante todo lo virtual. “Vamos a ver Miguel, esto de internet me parece muy bien, pero tendrá que sustentarse en algo, no?. Tiene que haber detrás computadoras con sus sensores, transistores, condensadores y circuitos electrónicos. Y luego redes de comunicación que transporten todo. Tú, ¿que sabes de transistores?”

Y yo me reiría una vez más, y le diría, “tío Manolo, que yo no sé nada, que aquí construimos sobre lo que hayan hecho otros, usamos librerías, frameworks, ahora es todo más fácil. Lo que importa es llevar las ideas al mercado”.

Pero para el tío Manolo nunca fue fácil. Gran ejemplo de hombre de ciencia renacentista, el tenía que controlarlo todo. Entender el universo, con cada una de sus piezas. Desmontar decenas de televisores como hobby, acumular libros de materias inverosímiles. Esa infinita erudición le llevaba, orgulloso y errado, a proyectar sus capacidades en mi.

El pobre estaba convencido de que un Ingeniero de Caminos validado por el Ministerio de Educación tenía que tener algo útil dentro de su mollera. “Miguel, tu te acuerdas de como se hace la transformada de Laplace, no?. “ yo asentía para no disgustarlo, un tanto avergonzado. Y entonces ligaba sus conocimientos de química con carreteras, física, televisores o marina mercante. Como un todo de saber universal interconectado. Quizá el fue el precursor de la wikipedia, sin saberlo.

Si el tío Manolo hubiera nacido en California, hoy tendría más de 1000 patentes, sería millonario y reconocido mundialmente. Igual HP, sería HPC, Hewlett Packard y Carrio. Pero en la España que el vivió, con guerras, posguerras, envidias, jetas y muchísimo trabajo, su legado es una decencia a prueba de bombas. Haber cumplido con todos, incluso los que no se lo merecían y haber enseñado a tantos (yo humildemente me siento honradísimo de haber escuchado muy atentamente sus consejos), sin más pretensiones que hacer lo correcto, y bien hecho.

Recuerdo ahora su preocupación por mi falta de conocimientos informáticos cuando gestionaba el equipo técnico en Imaste, y cómo me animaba a aprender informática, aunque de hecho, decía “deberías empezar por los circuitos integrados (siempre por la base!)”.

Por él me compré varios libros de Java para dummies, que duermen olvidadso en mis cajones. Y nunca dejé de darle la razón.

Luego, le preocupó aún más que tuviera jefes americanos, que el asimilaba con aquellos soberbios e intransigentes alemanes que pasaban por ENSIDESA, queriendo saberlo todo pero buscando su consejo, después de todo.

Yo le tranquilizaba, y le decía que después de la integración con ON24 me jubilaría. Eso lo escandalizaba, a alguien que trabajó desde los 14 años y se jubiló a los 92, le parecía impensable. “Tu tienes que hacer un doctorado, y estudiar Miguel, déjate de esos negocios improbables, que son muy peligrosos”.

Y entonces, aún me dio tiempo a contarle que me había metido en nuevos fregados, en Vizzuality, para hacer mapas online con ingenieros inteligentísimos. Y el, ya muy pachucho, y algo preocupado, me decía, “pero ay dios mío, Miguelín, ¿tú, qué sabes de mapas?. Tienes que estudiar ya mismo Cartografía, y análisis de datos y más matemáticas…”

Y sé que lo debería hacer tío Manolo, si tuviera tus narices, y tus infinitas ganas…

De mayor, yo quiero ser como D. Juan Manuel Fernández Carrio, mi tío Manolo. DEP.

P.s.- Alguien con mucho más conocimiento de causa, ha descrito a este gran personaje con mucho más tino, aquí.

 

Nos conocemos hace sólo un par de errores…

Y aún así parece mucho tiempo.

Este blog cumple ya 3 años, pero me gusta medir el tiempo en errores, resulta más poético, sobre todo si aprendemos de ellos. Y aquí seguimos pues, emprendiendo a golpes, y experimentando, como si fuera el primer día, sin perder ilusión en la aventura.

El ecosistema emprendedor se ha llenado, en estos años de burbuja, de gurús, periodistas, ninjas y hackers, profesores y expertos que se saben todas las teorías pero que se han equivocado pocas veces. O ninguna. Aunque también reconozco que han surgido más y más voces que buscan compartir de forma transparente lo que van aprendiendo, sin más pretensiones que devolver un pedacito de suerte a la comunidad. A ver si eso del karma va a tener algún efecto. Me alegro.

Ahora que me toca aprenderlo de nuevo todo: modelos SaaS, tecnologías nuevas, retos internacionales mayúsculos, me vuelvo a dar cuenta que no se nada, y que con total certeza acumularé más y más errores. Espero que cada metedura de pata se convierta en un traje con el que enfrentarme mejor preparado a  retos parecidos, en el futuro. Al menos eso.

Y es que es muy difícil enseñar a equivocarse, o a evitarlo, que suele ser preferible. No hay mejor ejemplo para aprender de una vez por todas, que verse la cicatriz de las últimas barrabasadas, que duela y que dure toda la vida.  Los tiros pegados, al menos, nos permiten ver la inmensidad de nuestra ignorancia, y espero que me den humildad para disfrutar del privilegio de poder seguir jugando, con toda la suerte del mundo.

Pero no sólo han surgido gurús, como setas, si no también entrañables ask holes   “A person who constantly asks for your advice yet always does the opposite of what you tell them”, y creo que ese estado es el ideal del emprendedor. Pregunta, pide consejo y cuestiónatelo todo, pero no olvides que nadie tiene ni la más remota idea de qué va a pasar, así que toma, siempre, tus propias decisiones.

Que los errores sean todos tuyos, te los has ganado.

ask hole