Entro en la advisory board de DADA Company

Tengo el placer y honor de anunciar que entro en la advisory board de DADA Company, startup centrada en  la producción y gestión de contenidos audiovisuales de calidad, dirigidos al público infantil.

logo dada company

En DADA son pioneros en la creación, diseño y distribución de apps y libros interactivos infantiles, con varios premios de prestigio en sus vitrinas y acuerdos de distribución con gigantes de sector. Incluso acaban de conseguir que varias de sus apps sean destacadas en la App store en la sección infantil!.

personajes dada company

Desde que soy padre me ha fascinado la relación de los bebés y los niños con los nuevos interfaces táctiles y creo que ese sector tiene por delante un desarrollo espectacular, centrado en la innovación de las interacciones entre padres, niños y dispositivos.

El equipo de DADA ya ha conseguido importantes avances con la creación de un catálogo de apps infantiles de alta calidad y una capacidad de producción y experimentación de nuevos contenidos, en la que me encantará aportar mi granito de arena. Tanto para cerrar potenciales rondas de financiación como para ayudar a David con la visión estratégica de la compañía.

equipo dada company

David Yerga, el fundador y CEO, es un gran emprendedor, y además, condición fundamental en los proyectos en los que me involucro, es un buen tipo, honesto y muy currante. Y se ha rodeado de gente con empuje e ideas claras como Seyoum y Miguel Angel. Además de una red de colaboradores, autores, psicólogos infantiles y creadores de contenidos de talento y profesionalidad.

Nadie sabe qué deparará el futuro y las ideas las puede tener cualquiera, pero estoy convencido de que estos chicos serán capaces de tener esas ideas, probarlas en el mercado, aprender de sus errores e iterar sin descanso. Creo que van a tener un gran futuro, así que ¡Vamos a ello!.

Ahora ya sí que me siento gurú…

Y es que, después del disgusto de volverme de NY con las manos vacías, tras comprobar con horror que los iPads 2 no sólo están agotados en el Corte Inglés hasta nueva orden, si no también en la 5º Avenida. Después de todo y tanto, he convencido a mi prima Marta, flamante becaria ICEX en la gran manzana, de que se trague la cola de la Apple Store y me traiga uno de esos juguetitos de Steve Jobs.

ipad2 blanco

 

Desde que lo tengo (hace sólo un par de días), os aseguro que me siento más gurú. Como que molo más, vaya. Voy en el bus perdiendo el tiempo con jueguecitos, ebooks y series. Incluso me he conectado a la wifi de Gowex/EMT para ver prensa online y buscar los límites de internet. Me temo que no faltará mucho para que estos posts del blog los redacte entre parada y parada, o que mi verborrea twitteriana se exacerbe con las posibilidades del cacharro.

Mi mujer me ha dado la clave, al decirme, “si te quedabas atontado con la blackberry y eso del twitter, imagínate ahora!. No vamos a poder volver a hablar”. Me asusta pensar que tenga razón, puede que no falte tanto para que tengamos que desconectar para conectar, como estos tailandeses.

 

Mientras tanto, tengo que reconocer que la usabilidad del Ipad y el potencial de sus aplicaciones es una pasada, aunque, indudablemente, se puede vivir perfectamente sin uno.