Hablando de perseverancia, una lección vital

Se ha puesto de moda en el mundo del emprendimiento hablar de la perseverancia como factor clave del éxito. Hoy mismo leo esta cita de Steve Jobs en twitter:

I am convinced that about half of what separates the successful entrepreneurs from the non-successful ones is pure perseverance. – Steve Jobs

Y esta exaltación de la perseverancia hace que los futuros emprendedores wanabees te frían a correos y recordatorios y llamadas, persigan a inversores y posibles clientes en eventos, en la calle e incluso en el baño. Y que, encima, esté bien visto.

Pues tengo que daros una noticia de esas que vienen de la vida, que discurre con toda su crudeza en paralelo al circo emprendedor. Perseverar, sin tapujos, sin algodón, ni red, perseverar, es lo que hace mi amiga Arantxa. Y lo que hacemos todos nosotros, en realidad, es llorar en hombro ajeno y quejarnos de vicio.

Hace 6 años, Arantxa sufrió un derrame cerebral, por un cúmulo de malas suertes de esas que te descarrilan la vida. Y desde entonces, está luchando día a día, para mejorar poco a poco y  ganarle batallas inmensas al desaliento y a la capacidad de valerse por si misma, comunicarse y no perder su identidad.arantxa quiros

Aran sigue siendo, absolutamente, ella. La misma persona que siempre está atenta a lo que me pasa, que se preocupa por todos antes que por ella y que se alegra por los retos que voy superando. Aunque le costara tanto volver a decírmelo al principio, y ahora, a fuerza de voluntad y espiritu, con ayudadel whatsapp y facebook haya conseguido estar más y más conectada con todos de nuevo.

A veces me da hasta vergüenza contarle lo que me preocupa, porque sus retos sí que son grandes, y ella no se arredra ante nada. Cada día a trabajar, non-stop, asistiendo, impertérrita, a deserciones de amigos, malentendidos o prejuicios, batiendo la desidia de la rutina y el olvido.

Y ahora, encima, ha empezado a escribir un blog, lucha e ironía, que de ambas tiene la mochila llenas. Os aconsejo que lo sigáis, y os empapéis de lo que dice y de su historia. Para que todos vosotros, emprendedores actuales o futuros, y yo mismo, podáis daros un baño de realidad, cuando penséis que esto que hacemos es muy difícil.

Y entendáis que perseverar, lo que se dice perseverar de verdad, es otra cosa.

Animo Arantxa!.