Las tres C’s de las pequeñas empresas: Capital, contracts & counseling

El 50 % de los nuevos negocios en EEUU fracasan en menos de 2 años. Así que, destruyendo el mito de la meca del emprendimiento, aquí no tienen tasas de mortalidad empresarial muy diferentes de las que sufrimos en España.

Eso sí, las empresas que sobreviven tienen un crecimiento mucho mayor y acelerado que las startups españolas, porque disponen en abundancia de los tres elementos clave para alimentar el desarrollo de los nuevos proyectos: financiación, mentoring y mercado.

A través de un potente ecosistema de FFFs, business angels, Venture Capital, entidades públicas e instituciones bancarias, el acceso a la financiación inicial es mucho más sencillo y en cantidades sensiblemente superiores. Por otro lado, disponen de redes de mentores cualificados (muchos de ellos voluntarios gratuitos, como en el programa SCORE) para enseñar a los emprendedores cómo enfrentarse a los problemas comunes de cada fase empresarial. SCORE tiene más de 11.000 voluntarios con 334 capítulos en los 50 estados y han ayudado a la creación de más de 37.000 empresas.

Y por último, las pequeñas empresas americanas disponen de un mercado público y privado enorme y homogéneo para distribuir sus productos o servicios.

En España no podemos soñar con ese nivel de acceso al capital, pero en los últimos años han aparecido inversores privados que pueden ayudar en una fase inicial, y creo que estamos todos de acuerdo en que el panorama de capital riesgo ha cambiado de manera radical en este último año. Y tenemos mentores cada vez más experimentados mientras se va creando una cultura de apoyo mutuo fundamental para afrontar los retos empresariales.

Y ya que nuestro mercado es pequeño y está muy parado, no nos queda otra que pensar en global, think big, think global!.

How to pitch a VC – Una clase en el IE

El pasado viernes, tuve el honor de ser invitado por Gary Stewart para dar una clase a los alumnos del IMBA del Instituto de Empresa dentro del Venture Lab. La clase versó sobre cómo presentar a inversores una startup tecnológica y tengo que reconocer que es un gusto poder presentar ante un público entregado :). Los IMBA´s están tan motivados con su participación en la competición y tienen tantas ganas de que sus proyectos salgan adelante, que se implican todo el tiempo.

Para hacer la charla más amena, propuse a los representantes de cada equipo que hicieran un elevator pitch inicial, de unos 2 minutos de duración y después les entregué dinero (del monopoly eso sí) para que invirtieran 160.000 $ en el resto de proyectos. Es un experimento que recomiendo a todo profesor de creación de empresas, porque enseña a los alumnos a fijarse en todos los elementos del proyecto, más allá de la idea o la técnica de presentación, y depués arroja resultados sorprendentes. Por ejemplo:

.- Los proyectos con presentadores con inglés nativo, consiguieron inversión de casi todos los grupos. Aunque no grandes cantidades. Lo cual demuestra que la habilidad de expresar correctamente las ideas y presentarlas de modo sencillo, hace que la percepción del riesgo de un proyecto disminuya y aumente su atractivo para los inversores.

.- Los proyectos más complejos tecnicamente, tuvieron menor inversión. Un inversor intenta invertir en aquellos proyectos que entiende, de ahí la necesidad de conceptualizar las ideas que se presentan y asimilarlas a otras que sean conocidas por el interlocutor. “Somos el spotify de los alimentos frescos”. “Somos el facebook de la caza…”

.- El entusiasmo del ponente juega un factor fundamental en los criterios de decisión de los inversores. Los que mostraron más convencimiento y seguridad en sus presentaciones, consiguieron arrastrar con sus ganas el dinero de los “inversores”.

En fin, siempre es un placer volver a las aulas del Instituto de Empresa y compartir experiencias con futuros emprendedores. Sobre todo porque termino aprendiendo muchísimo.

Comparto con vosotros mi presentación del viernes, basada en mi artículo de Cotizalia de hace unas semanas, en otras clases que impartí con anterioridad y en una presentación de Dave McClure sobre cómo presentar a inversores.