Pues va a ser que sí que estamos en guerra: #Weareatwar

weareatwar

Será cumplir los 34, la paternidad repetida o la privación forzosa de sueño que lo acompaña. Pero lo veo muy claro, mientras observo a mi hija recién nacida dormir plácidamente durante esta imaginaria baja de paternidad, que no he disfrutado.

Ya no quedan dudas y como bien dice David Bonilla, estamos en guerra.

¿Qué mas señales necesitas?, los recortes abusivos que no ayudan a crear empleo si no a recaudar más a los que ya poco tienen, un goteo de despidos diario, entre los amigos que van cayendo alrededor, la emigración como única alternativa incierta y un contínuo run-run de augurios dramáticos en cada conversación trufada de “que mal están las cosas” y “todo está peor”.

Pero es que, estamos en guerra, y ya no valen las justificaciones del estilo “es que tú has tenido suerte, porque emprendiste cuando todo iba bien”, o la cantinela de que “los funcionarios son todos unos incompetentes y unos vagos”, y es que ya se sabe,  “España es así, país de pícaros y maleantes”.

Estamos en guerra, y ya no hay tiempo ni espacio para quejas, ni siquiera para lamerse las heridas. Y necesitamos soldados valientes… así que aprende a disparar: programa, diseña, estudia marketing de guerrilla, haz el pino, únete con otros o vete por tu cuenta, pero prepárate para la batalla.

Toca ser creativos, hacer las cosas bien, y con suerte, con mucho esfuerzo y muchas ganas. We are at war, abriendo mercados fuera de España, demostrando a todo el mundo que la tecnología española es tan buena como cualquier otra, y que la mierda de marca país que tenemos la vamos a superar a golpes de talento y orgullo.

Somos los nuevos tercios de Flandes, sólo disciplinados bajo las balas, luchando contra el mundo, pobres, dignos y temibles, y si, una vez más, nuestros gobernantes no están a la altura, preocupados por sus propios asuntos, sean cual sean, alejados de la realidad y de la batalla, ya no nos importa.

Esta lucha es nuestra, y la ganaremos sin, o a pesar de nuestros generales.

Pero ya no vale preguntar, ¿cual es la descripción funcional de mi puesto?, yo qué se!!, haz todo lo que puedas y sepas, y si no sabes, apréndelo. Crea, prueba, y consigue que las cosas salgan, y que salgan bien.

Y no, ya no toca decir “que tengo jornada intensiva y no cojo el teléfono después de la 3”, porque estamos en guerra y por las tardes siguen rozándome las balas en el frente.

Ya no se puede caer el boli o el teclado tras las 8 horas, cigarrillo y pasilleo  incluido, porque tus clientes ya no están en España, y esperan que les atiendas a todas horas, y que innoves y entregues a tiempo.  Y adivina qué, hay competencia feroz en todas partes.

Si tu salario son 30.000 euros brutos, tu coste directo de empresa son unos 42.000, y si tu trabajo no consigue que tu empresa facture en torno a 90.000, no es sostenible. Y puede que en Silicon Valley un desarrollador gane 100.000 euros haciendo lo mismo, pero seguro que su startup factura tres veces esa cantidad, o tiene financiación para sostenerlo.

Y ya no vale pensar que el cliente es idiota, y que eso lo llevan los comerciales, porque tu sueldo lo paga ese cliente, que es un aliado, y cada rincón de la empresa, son trincheras, con compañeros que salvar en la refriega.

Estoy convencido de que podemos sobrevivir, e incluso vencer, a la larga. Créate tu propio empleo, sobrevive a la batalla y produce suficientes ingresos. Y si tienes trabajo, hazte imprescindible, porque lo cierto es que de esta, no nos va a venir a salvar nadie.

Crea puestos de trabajo para ti, para los tuyos, con ideas nuevas y ejecución impecable, lejos de las pancartas, currando cada día, sin tregua.  Ya no es momento de ideologías, si no de sacrificarnos para ofrecer una vida mejor y seguramente distinta a los que vengan.

Y ojalá se produzca al fin un cambio moral y cultural en la sociedad, en el que no haga falta estar cíclicamente  en guerra, y se pueda vivir y trabajar, y disfrutar, con una gestión sostenible de las expectativas, ilusiones y los recursos. Donde premiemos el talento, aliviemos el fracaso honrado y cortemos con el despilfarro público y privado. Quimeras…

De momento, desde el frente te informo que nos vienen bien más manos,  que me sumo a la iniciativa de ofrecer lo que cada uno pueda para que otros se creen sus propios destinos y que no nos vamos a ninguna parte.

A partir de ahora dedicaré 1 hora quincenal a reunirme con emprendedores noveles (además del mentoring que hago en Wayra, IE Venture Lab, Seedrocket…) para escuchar las necesidades de los que empiezan y ayudarles en lo que sea posible. Si te interesa puedes apuntarte aquí.

Y si te quieres unir a la lucha, tenemos ofertas de empleo para comerciales internacionales, operaciones, desarrollo en IMASTE y Multivent. Contáctanos en info at imaste-ips dot com

 

 

 

 

Mentoring on steroids: Soy mentor en Wayra, Seedrocket y el Vlab

Llevo un par de años siendo mentor en el Venture Lab del IE Business School, y es una actividad que me ha aportado muchas satisfacciones. Me encanta poder ayudar a nuevos emprendedores a poner sus ideas en práctica, con una visión más terrenal y alejada de lo académico.

Y desde este año, tengo la suerte y el honor de llevar mi actividad de mentoring a otro nivel, entrando a formar parte como mentor de dos iniciativas que, en mi opinión, agrupan a la mayor concentración de cracks emprendedores y Business Angels de este país: Wayra y Seedrocket.

En la Academia Wayra, bajo la acertada dirección de Gary Stewart, se puede palpar la impresionante apuesta de Telefónica por los emprendedores en España, Latinoamérica y en breve Europa. Estoy encantado con el equipo que tengo bajo mi tutela, mirubee, que pretende introducir racionalización y diversión en el modo en que consumimos energía.

Por su parte, en Seedrocket voy a estrenarme como Business Angel, una actividad en la que llevo algún tiempo madurando mi interés y formación. Espero poder ayudar a los proyectos de modo más directo y aportar ideas, experiencia y contactos además de dinero. En breve os podré contar más sobre esto :).

Dentro del Campus Seedrocket, el lunes pasado estuve dando una charla sobre cómo presentar un proyecto a inversores.

He intentado reflejar lo más posible nuestra propia experiencia en IMASTE, después de presentar nuestro proyecto a inversores en Madrid, Londres y Estados Unidos. Creo que presentar un caso real ayuda a que sea más práctico y finalmente, más útil para los asistentes.

Para crear un VC pitch efectivo, soy fan de la regla de Guy Kawasaki del 10/20/30, es decir, dejar la información más importante reducida a 10 diapositivas básicas, con un pitch a inversores que no dure más de 20 minutos, para dejar tiempo a preguntas e interrupciones y sin usar un tamaño de fuente de letra que sea inferior a 30.

Las principales ideas que he intentado transmitir en mi charla son:

 Elementos claves del Pitch:

Elevator pitch – minipresentación 60 s

The money shot – Demo prototipo

El tamaño importa – El mercado

Los Numero$ – Clientes e ingresos

SuperHeroes y Rockstars

 

Partes del Pitch Deck:

  1. Visión & Elevator pitch
  2. Painkiller: cuál es el problema que pretendemos resolver?
  3. Muestra que tienes un producto real o un prototipo tangible
  4. Tienes un gran equipo & una estructura probada?
  5. Cómo vas a hacer dinero? Ya lo estás consiguiendo?
  6. Tu proyecto es ambicioso? Tienes mentalidad global?
  7. Tamaño del mercado, merece mi tiempo?
  8. Como de creíble es tu historia?
  9. Quienes son tus clientes & partners?
  10. Competidores por qué crees que lo puedes hacer mejor!
  11. Genial, pero para qué necesitas mi dinero y cual es tu estrategia?

Comparto con vosotros la presentación completa:

Aquí no hay playa, y qué?

aqui-no-hay-playaLlevo unas semanas oyendo la misma cantinela respecto a Barcelona, como gran y casi único foco emprendedor del país.
Todo empezó cuando comenté con varios amigos emprendedores de Chamberi Valley, lo difícil que me resulta encontrar a programadores con experiencia y talento en Madrid. Me sugirieron contratar a informáticos del este de Europa, en particular Polonia o Chequia. Pero me llevé una gran sorpresa al ponerme manos a la obra, porque muchos programadores del este prefieren trabajar en Barcelona, porque:

  •     Cito textualmente, “mola más”
  •     Tiene un ambiente más cosmopolita e internacional
  •     Tiene más marcha, una calidad de vida superior
  •     Y además, tiene playa…

Después me entero de que varias startups con sede en Madrid, dicen que son de Barcelona cuando visitan a clientes o potenciales inversores en EEUU, porque les ayuda para vender su marca y situarse en la mente del interlocutor. Y por último, va Wired y publica un artículo con las capitales más “calientes” para emprender en Europa y saca Barcelona, pero no Madrid.

Se acabó!!!, hay que hacer algo al respecto. No sólo por el orgullo regional (como asturiano, no me siento especialmente afín al foro) si no porque el éxito de las campañas de relaciones públicas de Barcelona como Hub del emprendimiento nacional, hace daño a nuestras empresas con sede en Madrid. Dificulta la búsqueda de talento para nuestros equipos y afecta a nuestra imagen, prestigio y finalmente, a las ventas. Además y sobre todo, porque no es cierto.

Salvo por lo de la playa (en lo que Gallardón está trabajando hace un tiempo), no puedo estar de acuerdo con la afirmación de que Barcelona gane a Madrid como capital de los emprendedores en España. Aquí tenemos un ecosistema de emprendedores de nuevas tecnologías vibrante, con un gran crecimiento internacional y además hay muchas iniciativas que ayudan a que crezca el networking entre los emprendedores “madrileños” (que gatos, lo que se dice gatos, no debe haber muchos).

El gran Bernhard Niesner de Busuu, demuestra cómo es posible ser guiri y triunfar en Madrid, con un equipo internacional y conquistando el mercado mundial. Koldo e Iñaki de Madpixel.es, no sólo cosechan grandes éxitos desde Chamberí, si no que además lanzan empresas para comerse el mercado americano en el mismísimo Silicon Valley. Iñaki Arrola no sólo dirige Coches.com si no que encuentra tiempo para invertir activamente en varias de las nuevas start-ups que se crean en la ciudad y ha montado un fondo de capital riesgo para acompañarlas en su desarrollo.

Alexis Bonte es otro ejemplo de emprendedor extranjero (en Madrid, a diferencia de Barcelona, nadie es de fuera) con un proyecto de éxito a nivel global, erepublik. Javier Andrés ha conseguido una importante financiación para llevar ticketea a otro nivel, con un socio industrial de la categoría de Atrapalo.com. Angel María Herrera no para de montar empresas a cascoporro (Bubok, evoluziona…) y aunque dice que es un experto en ganar premios, me consta que también sabe hacer que facturen ;).  Tomy Lorsch siempre está metido en los fregados más interesantes, desde Findasense. Pablo Elosúa busca redefinir los agregadores de descuentos con Yunait y Diego Mariño la va a volver a montar parda, con Ducksboard.

Y también tenemos en Madrid a vacas sagradas del emprendimiento patrio, como los hermanos Encinar de idealista, 11870, etc. A Zaryn y el proyectazo de Tuenti (ese facebook que usa la gente de Madrid, oí decir a un amigo catalán en su momento), a Alberto Knapp y su factoría de creatividad en The Cocktail, a Joshua Novick y la primera empresa que cotizó en el Alternext de Paris, Antevenio, o a Julio Alonso, no sólo es un gurú de los contenidos web, si no que gestiona la mayor red de blogs en habla hispana en Weblogs.

Y sólo cito algunos de los casos que conozco, pero hay muchos más. Desde que montamos Chamberi Valley, para crear un espacio de networking entre emprendedores consolidados de Madrid (con más de 1 mill euros de facturación o inversión), en el grupo hay más de 20 emprendedores que tienen actividad en todo el mundo, con más de 50 mill euros de facturación agregada y más de 300 puestos de trabajo creados.

Lo que pasa es que aquí no nos sabemos vender.

Tuve la fortuna de coincir con eyeos en Cebit hace un par de años. Además de pasármelo muy bien con el gran Pau y compañía, pude comprobar in situ cómo se las gastan los medios catalanes con la cobertura de sus start-ups. Aquí no hay nada parecido… Y lo mismo pasa con el apoyo institucional. En Madrid, imagino que será porque están las sedes de las instituciones nacionales, parece que el apoyo es para todos los emprendedores de España, mientras que en Cataluña, hay un apoyo muy fuerte al emprendedor catalán, tanto desde los Ayuntamientos, como de la Generalitat.

Desde PromoMadrid se llevan a cabo algunas iniciativas y el Ayuntamiento de Madrid parece muy volcado en obtener resultados de la red de viveros, pero creo que queda mucho por hacer, para que nuestro rival no sea Barcelona, si no Silicon Valley.

Madrid es una ciudad perfecta para montar una start-up, y para los que no estéis del todo convencidos, listo algunas de sus ventajas, aunque espero que me ayudéis a hacer la lista todavía más larga con vuestros comentarios:

1. Ecosistema emprendedor. Desde una fase inicial (con first tuesday, iniciador, thursday, las incubadoras de Madridemprende, Wayra de Telefónica, etc) hasta para proyectos más consolidados (Chamberi Valley) es posible encontrar el apoyo de otros emprendedores para abrir puertas, encontrar mentores, acceder a financiación, etc.

2. Conexiones – Transporte. Desde Madrid-Barajas es posible viajar con vuelos directos a gran parte del mundo (falta ese vuelo directo a San Francisco!!). Además, para el negocio nacional, es posible estar en menos de 3 horas en prácticamente cualquier punto del territorio nacional en tren, carretera o avión.

3. Grandes cuentas – Instituciones. Si tienes un negocio BtoB, las sedes o direcciones nacionales de gran parte de las grandes empresas españolas e internacionales están en Madrid. Puedes acceder cara a cara a los responsables de marketing, desarrollo de negocio, etc.

4. Instituciones educativas – Comunidad universitaria. En Madrid hay 16 Universidades con todas las titulaciones oficiales y una masa estudiantil de más de 200.000 universitarios, que pueden servir de target para tus aplicaciones, o como caladero de talento. Además, cuenta con instituciones de post-grado de prestigio, como el IE Business School, que tiene un gran programa de apoyo a emprendedores de la mano de Gary Stewart y Juanjo Güemes.

5. Acceso a la financiación. Como de todos modos tendréis que iros fuera para encontrar capital riesgo, los vuelos a Londres son muy baratos desde Madrid ;P. Y hay conexión directa con Boston o Nueva York.

6. Calidad de vida – Apertura social. En Madrid, todo el mundo viene de fuera y la ciudad tiene un gran cultura de acogida a inmigrantes de otras comunidades y extranjeros. Además tiene una gran población erasmus y espero que podamos atraer cada vez más al talento de otros países, porque en Madrid se vive muy bien. Tenemos más marcha que en ningún otro sitio, y una oferta de ocio-cultural envidiable (que ya querrían en Barna).

En fin,  podéis ganar la Liga, podéis ganar la Champions, la Supercopa, pero a emprender, no nos gana nadie!.

Do´s & Don´ts del Business Plan

Ayer tuve la ocasión de impartir una sesión dentro del Programa Venture Lab del Instituto de Empresa. La temática se basaba en repasar los Do´s & Dont´s del Business Plan, pero al ser la primera sesión de la serie de clases sobre cómo crear una startup tecnológica y presentarla a inversores, convení con Gary Stewart , darle un enfoque un poco más generalista. De modo que empecé explicando los factores clave en los que se fijan los inversores para determinar el potencial de éxito o fracaso de un proyecto.

Fundamentalmente, y resumiendo muchísimo las 3 horas de clase, son tres: Producto, Mercado y Equipo. Y esos tres factores deben ser tenidos en cuenta en todo el proceso de análisis y presentación a inversores, desde el Plan de negocio, hasta la presentación en persona y el elevator pitch.

También dediqué una parte importante de la clase a explicar algunos conceptos del Customer Development y la creación de Lean Startups. Me he vuelto un evangelista de este concepto, basado en la puesta en marcha temprana de las ideas de negocio, para que sean validadas por el mercado lo antes posible y así, a través de un ciclo iterativo de mejoras y escucha al cliente, se pueda llegar al “Product-Market fit” (es decir, al encaje de un producto o solución con un mercado suficientemente grande de consumidores apasionados por el producto y dispuestos a pagar por él). Estos procesos permiten minimizar el riesgo de fracaso de los proyectos tecnológicos y en todo caso, permite que ese fracaso se produzca lo antes posible y aprender del mismo.

Eso sí, una lean startup no implica una montar una startup cutre. Parece que hoy día, todo el que monta un negocio con cuatro duros, dice que está aplicando conceptos startups ultraligeras y se queda tan ancho, siendo el más cool del patio. Aunque las “lean startups” buscan evitar gastos innecesarios hasta que no tienen tracción suficiente para escalar sus procesos, no se basan en sacar el desarrollo a la India porque es más barato.

Después de mi experiencia personal con IMASTE, debo decir que no creo demasiado en los planes de negocio, porque las ideas de negocio y las premisas de partida SIEMPRE van a cambiar dramáticamente durante el proceso de creación y validación del proyecto. El plan puede servir para analizar la viabilidad inicial del proyecto y para acudir a la batalla con una hoja de ruta, pero después, es imprescindible un proceso iterativo de adaptación a las necesidades reales de los clientes que queremos satisfacer: EL PLAN B.

Lo que me parece más importante es que el modelo de negocio tenga sentido (aunque después también tenga que cambiar). Que haya coherencia entre las necesidades que se quieren resolver, las competencias y habilidades que se necesitan para responder a esas necesidades, los costes asociados, el modo de alcanzar a los clientes (canales), como es la relación con los clientes, quienes son y de donde viene el dierno.

La clase terminó con una minicompetición de elevator pitches, en la que algunos grupos se enfrentaron al reto de conseguir que sus compañeros invirtieran 100.000 euros virtuales en sus proyectos. Es interesante ver cómo los inversores por un día, se decantaron sobre todo en dejar su dinero virtual a los proyectos más consolidados (mayor desarrollo probado), con mayor proyección internacional o con mayor mercado potencial percibido. Aunque no le dieron demasiada importancia a la composición de los equipos, que es un tema clave para mí.

En fin, no me enrollo más, os dejo las diapositivas de mi presentación, por si os sirven de ayuda.

Emprender is not rocket science! Plan de lanzamiento para emprendedores

Este post apareció originalmente publicado en Cotizalia, el 1/11/2010.

Muchos participantes en la competición de planes de negocio del Venture Lab, del Instituto de Empresa, están enamorados de su idea empresarial, y además tienen extensísimos planes con estudios de marketing, mercado, competencia… Pero, cuando tienen que mojarse de verdad, y empezar a montar su startup, desde cero y generalmente sin financiación, llegan los problemas.

rocket-science¿Por donde empiezo?, es la primera gran pregunta del emprendedor, así que me propongo compartir con vosotros un plan de lanzamiento básico para startups basadas en negocios web. ¿Tenéis abrochados los cinturones? ¡Comenzamos la cuenta atrás!:

10.  ¡Consigue un gran equipo!

Lo primero es contar con gente interesante, el equipo y su actitud serán factores clave de vuestro éxito. Buscad a gente que comparta vuestros intereses y pasiones, pero que os complemente. ¡E intentad siempre que sean mejores que vosotros mismos!.

David Ogilvy dice “Si cada uno de nosotros contrata personas más pequeñas que uno, nos convertiremos en una empresa de enanos. Si contratamos personas más grandes, en cambio, seremos una empresa de gigantes”

9.  Concreta tu pasión y encuentra un gran problema que resolver.

El siguiente paso es reunir a ese gran equipo con papel y bolígrafo, comida y café para aguantar muchas horas. Pensad y repensad cuales son los problemas actuales que tiene el sector o área que os interesa y en dónde tenéis algo diferencial que aportar.

¡Y no os olvidéis que pensar en grande!, ya que vais a dedicar vuestras ganas y tiempo a una tarea difícil e incierta, buscad un problema cuya resolución merezca verdaderamente la pena.

Para poder llegar al siguiente paso, tenéis que tener claro que el problema seleccionado marcará la visión futura de vuestro negocio.

8. Haced un brainstorming intenso para encontrar soluciones verdaderamente transformadoras.

Buscad cambiar el mundo, con un planteamiento global. De nuevo tendréis que reuniros todo el equipo para otra sesión interminable, y no podréis salir de la sala hasta que tengáis claras una serie de soluciones potenciales, que tengan un impacto significativo sobre el problema que habéis definido.

El café vuelve a ser obligado.

7.  Filtrad vuestra lista de soluciones hasta un UNICA GRAN IDEA.

Plantearos si las soluciones propuestas realmente resuelven el problema inicial. Si hay alguien dispuesto a pagar por ello. Si podéis desarrollarlo realmente con vuestros conocimientos o si podéis conseguir que alguien lo desarrolle para vosotros. Si va es una solución escalable (recordad que el planteamiento es global). Y sobre todo, si AHORA es el momento de proponer esa solución (¿ha habido algún cambio tecnológico, en el mercado, en el comportamiento de los usuarios?).

Para poder avanzar en este lanzamiento acelerado, tenéis que conseguir una descripción de vuestra idea en menos de 100 palabras. ¡¡Y que tenga sentido!!.

6. Planificad, pero no demasiado.

No olvidéis que las previsiones suelen estar totalmente equivocadas, así que preparad un plan de negocio corto y claro, cubrid los elementos principales para definir un modelo de negocio coherente y lanzaos al barro lo antes posible.

5. Preparad un prototipo.

Ninguna idea de negocio basada en la web puede llegar a ninguna parte si no desarrolláis prototipos que os permitan testar vuestras ideas. Necesitáis obtener lo antes posible el feedback de los primeros usuarios para poder entender si vuestros conceptos encajan con la realidad.

4. Ayudad a otros a que entiendan vuestra solución.

Es fundamental comunicar lo más posible lo que estáis haciendo, para que el “reality check” de vuestro prototipo os ayude a mejorarlo y además consigáis añadir al equipo personas con talento que necesitaréis en el futuro.

Lo mejor que le puede pasar a una startup en esta fase, es que todo el mundo hable de ella y lo que está haciendo.

3. Equivocaos continuamente e iterad.
Definid métricas que os permitan saber si vais por el buen camino. Preparad sistemas para recibir el feedback de los usuarios y adaptad vuestro prototipo continuamente, revisando todos vuestros principios para crecer como un proyecto evolutivo.

No tengáis miedo a modificar cosas, a repensar la idea y las soluciones propuestas y sed flexibles para aprender de los errores y mejorar con rapidez.

 2. Mejorad vuestros procesos

Ahora todo empieza a tener sentido, y cada vez tendréis fuegos de mayor intensidad que apagar. Toca pensar en planes de versiones de la aplicación, en servidores escalables, personas dedicadas a mantenimiento y comunicación con usuarios, atención al cliente, monetización de usuarios.

No perdáis el foco en vuestra visión, ese gran problema que estáis solucionando, pero cread la estructura necesaria para poder prestar un servicio satisfactorio a vuestros usuarios, al tiempo que empezáis a generar ingresos.

1.     Cuando consigáis tracción, pensad en grande y pensad rápido.

Con tracción quiero decir que tengáis suficientes usuarios recurrentes, que a su vez generen de forma viral la llegada de más usuarios de modo que empecéis a tener importantes incrementos de tráfico, de usuarios, págínas vistas, etc.

Es el momento de garantizar que la caja no sea un factor limitante, consiguiendo financiación suficiente. Y seguro que si presentáis métricas atractivas podéis conseguir buenas valoraciones con Business Angels o capital riesgo.

Usad esos fondos para crecer a nivel global lo antes posible, y para contratar al mejor talento que podáis pagar.

0.     Conquistad el mundo!

 Good luck!