Los inmortales

Cuenta Borges, en su fabuloso cuento «El Inmortal«, como la inmortalidad puede llegar a convertirse en una condena. La muerte es el juez que da sentido a cada acto ante la posibilidad de que pueda ser el último; en cambio, la inmortalidad se lo arrebata.

Sabía [la república de hombres inmortales] que en un plazo infinito le ocurren a todo hombre todas las cosas. […] Encarados así, todos nuestros actos son justos, pero también son indiferentes. No hay méritos morales o intelectuales. Homero compuso la Odisea; postulado un plazo infinito, con infinitas circunstancias y cambios, lo imposible es no componer, siquiera una vez, la Odisea.

En el cuento de Borges, los inmortales, desesperados y decididos a salir de su situación se dispersan por la faz de la tierra para encontrar ese otro río (que por fuerza debe de existir en alguna parte) que «borraría» su inmortalidad y les permitiría volver a sufrir, sentir, amar.

En el mundo de las startups, sospecho que también tenemos nuestros propios inmortales. Aquellos Venture Capitalists que manejan fondos gigantescos de varios «billions» y llevan muchos años en el ajo.

Han visto ya de todo, todo tipo de startups, de fundadores disfuncionales, equipos de todo pelaje, tecnologías innovadoras y copycats de campeonato. Y también han visto un rango infinito de evoluciones, desde aquellas que van como un tiro desde el primer minuto, a las que pasan por «deserts of sorrow» que se hacen mucha bola y parecen no terminar nunca, han vivido bancarrotas, IPOs, ventas por 1$ o exits con 10x y descorche de champán, del caro.

Y claro, una vez que lo has vivido todo, y que encima tienes todavía 1000 millones de dólares por invertir en los próximos 5 o 10 años, entonces te conviertes en un Inmortal de los de Borges, de tomo y lomo. Y así, es imposible que puedas sentir nada. Cuando un fundador les llame desesperado porque ha perdido un gran contrato, una pelea interna se ha desmadrado o la caja se aligera, responderán «eso lo hemos visto antes» (no sé por qué, pero los inmortales siempre hablan en plural, conscientes quizá de formar parte de una élite inalcanzable) y permanecerán impasibles al desaliento.

En muchos casos, es muy útil contar con el consejo de un VC inmortal, porque puede ver las situaciones desde la distancia y aplicar su vastísima experiencia y conexiones, pero no olvidemos que las startups son animales muy frágiles, y los emprendedores son optimistas enfermizos con algún tipo de desorden psicológico (porque si no, para qué te metes Manolete).

A veces también se agradece que tu interlocutor entienda tus miserias, aunque estén tan debajo de sus intereses, y se preocupen en el plano humano por cómo va la vida, ese estrés que no te deja pegar ojo, los miedos y las preocupaciones porque tu startup, la única que tienes, esa a la que le dedicas todo tu esfuerzo y tu alma, pueda estar en peligro. Aunque «lo hayan visto ya muchas veces».

Y estoy seguro de que en el fondo, como en el cuento, desde sus mansiones en Gstaad o Los Hamptons y sus oficinas de Sand Hill Road, los inversores inmortales buscan desesperadamente ese otro río, para volver a sentir el entusiasmo de crear un proyecto suyo, con unas pizzas baratas en el microondas.

Y todas las ganas del mundo.

Negligencia o fracaso honrado: Escalando startups con cabeza (y a golpes)

Los ecosistemas más inmaduros son más vulnerables al fracaso de sus startups clave, porque carecemos de suficientes casos de éxito que permitan asegurar la confianza en la capacidad de nuestros emprendedores. Además, tendemos a situar las cosas en un contexto de héroes y villanos, cuando la realidad siempre es algo más difusa, y aburrida.

Pero no nos engañemos, estamos ante una industria de alto riesgo, y la barrera entre el éxito y el fracaso es, en muchos casos, imperceptible, cuestión de más bien de fortuna y timing.

Y existe otra barrera aún más compleja, aquella que separa la negligencia del fracaso honrado. Los reputados auditores que nos hacían la “due diligence “ en nuestra serie A, hace ya un par de años, se escandalizaban porque nuestros números mostraban que estábamos en perdidas, y encima crecientes. Es necesario un nivel de sofisticación suficiente para entender de qué va esto de las “high growth” startups. El crecimiento acelerado, con esteroides y cuesta abajo, con ratios por encima del 10 o 20 % mensual, es una carrera sin frenos, no apta para cardiacos.

Se basa en apuestas inciertas, en las que esperas que tu market-fit inicial se consolide a la vez que coges la pista por la línea de máxima pendiente, fichando más personal en ventas, en marketing… que seguro que necesitan 3-4 meses para formarse y empezar a producir, y claro, también más desarrolladores y personal de soporte para la nueva versión del producto y para atender las peticiones crecientes de los clientes Enterprise, que no se andan con chiquitas.

En los sesudos planes y modelos del Excel, ese crecimiento del Burn-rate, se ve compensado en algún momento no muy lejano, por los ingresos crecientes, de modo que se llegue al break-even y el valhalla de todo emprendedor. O al menos alcanzar unos ratios de crecimiento mensual que justifiquen una ronda adicional para seguir jugando. En negocios con márgenes brutos elevados, se pueden conseguir grandes beneficios con una escala global, aunque en las fases tempranas los gastos operativos (OPEX) parezcan desmesurados. Pero las estimaciones, estimaciones son, y no hay una bola de cristal para ver aunque sea un poquito del futuro, el mercado es esquivo y todos esos nuevos y apasionados clientes pueden retrasarse. O no llegar. Nunca.

Los inversores de capital riesgo, tienen un por su lado, un modelo financiero claro. Buscan “home-runs” con retornos muy elevados en algunas pocas startups y fracasos totales en muchas otras, y no se conforman con medias tintas. Más empujarán además, cuánto más grandes y sofisticados sean, puesto que un sólo exitazo retorna el valor de varios fondos. Si vas a jugar al juego de la financiación, juegas sin red y a por todas, pase lo que pase. Te arriesgas con mucha fe en tu equipo y producto, y esperas ser el 1% de empresas que consiguen crecer más del 100 o 200% anual, like forever, para generar un valor desorbitado, tanto al ecosistema, como a los inversores y a los empleados y fundadores.

Así que todo empuja a más, más gasolina y ganas, pero claro, sin equivocarse. Y nadie garantiza eso.

¿Cuándo es el momento de parar?, ¿y de cambiar de rumbo?, los pilotos tienen la certeza de que al llegar a la velocidad de despegue, pase lo que pase, el avión debe estar en el aire. Y por fortuna para los que viajamos mucho, ocurre en el 99,999% de los casos. En el mundo de las startups, aceleras, vive Dios, pero puedes estar cogiendo velocidad para darte la gran hostia contra un muro de realidad. ¿Y entonces qué?.

No justifico que todo vale con mi discurso. El circo nacional tiene su cuota de niñatos inconscientes, que creen que tienen un derecho divino a recibir financiación sin contrapartidas. Con valoraciones enormes y poco o nulo contacto con los clientes, o el sentido común.

Y lo mismo ocurre con la extravagancia de los gastos, desde los famosos “perks” de las startups, la mesa de ping-pong y las consolas, o la oficina atractiva, a la cena de empresa o fiesta de celebración que se va de madre. Anécdotas en muchos casos, que se sacan de contexto, tanto por su implicación real en el gasto total, como por su impacto en la capacidad de captar talento y crear un ambiente de trabajo sano.  Lo explica bien Fodor, qué fácil es pasar de visionario a loco sin cabeza. La Smart frugality es, claro está, muy importante en una startup, y tiene que formar parte del ADN de la cultura del proyecto, transmitida y mostrada en sus acciones diarias, por todos. Y en España creo que la tenemos, alejados de la locura de Silicon Valley, aunque se cometan, por supuesto errores. A veces es mejor tener recursos más limitados para controlar todos los gastos, y asegurar la sostenibilidad del modelo en el futuro.

smart frugality
smart frugality

La humildad no debe perderse nunca, la búsqueda de más dinero debe ser un medio, no un fin, y no algo que celebrar, si no un privilegio para intentar crear un proyecto duradero y de impacto, con una gran responsabilidad con inversores, con empleados, con uno mismo.

Y crear tecnología disruptiva, de cero, es muy difícil, me duele pensar que aquel que consigue vender su startup en el ultimo minuto (sin importar el retorno o la valoración) pueda contar la historia de su gran éxito, y el que se ve obligado a pivotar, despedir empleados o cerrar, sea el fracasado que debe ser crucificado.

Una startup de Enterprise SaaS necesita según el consenso en EEUU, unos 20 a 30 millones de US$ para llegar a facturar 20 millones US$ y llegar a break even. Y mientras tanto, “perderá” cada año millones en gastos operativos para crecer cantidades inferiores a lo invertido. Ya imagino el titular en prensa, jovencitos descerebrados gastan 10 millones para facturar 5, sin reparar por un minuto en el coste de crear tecnología, marca, mercado…

¿Cuál es el papel de los medios, sobre todo los especializados?. No creo que deban ser complacientes con los emprendedores, con una especie de pacto de silencio para sólo crear «role models» hiperinflacionados. En España hemos pasado de la indiferencia y desconocimiento al hype y adulación desproporcionada. Los periodistas deben denunciar los abusos, incluso errores, pero se les puede exigir que también sean responsables y que tengan conocimientos de la industria. Que entiendan las diferencias entre equivocarse en un entorno hostil y complejo, y la negligencia del inconsciente.

Si ha habido buena fe, los emprendedores y equipo han puesto todo su esfuerzo, habilidades y actitud en el camino, entonces merecen el mismo reconocimiento que los que tienen éxito.

Y todo el respeto.

screenshot-2016-12-17-19-34-05

 

 

 

Nos conocemos hace sólo un par de errores…

Y aún así parece mucho tiempo.

Este blog cumple ya 3 años, pero me gusta medir el tiempo en errores, resulta más poético, sobre todo si aprendemos de ellos. Y aquí seguimos pues, emprendiendo a golpes, y experimentando, como si fuera el primer día, sin perder ilusión en la aventura.

El ecosistema emprendedor se ha llenado, en estos años de burbuja, de gurús, periodistas, ninjas y hackers, profesores y expertos que se saben todas las teorías pero que se han equivocado pocas veces. O ninguna. Aunque también reconozco que han surgido más y más voces que buscan compartir de forma transparente lo que van aprendiendo, sin más pretensiones que devolver un pedacito de suerte a la comunidad. A ver si eso del karma va a tener algún efecto. Me alegro.

Ahora que me toca aprenderlo de nuevo todo: modelos SaaS, tecnologías nuevas, retos internacionales mayúsculos, me vuelvo a dar cuenta que no se nada, y que con total certeza acumularé más y más errores. Espero que cada metedura de pata se convierta en un traje con el que enfrentarme mejor preparado a  retos parecidos, en el futuro. Al menos eso.

Y es que es muy difícil enseñar a equivocarse, o a evitarlo, que suele ser preferible. No hay mejor ejemplo para aprender de una vez por todas, que verse la cicatriz de las últimas barrabasadas, que duela y que dure toda la vida.  Los tiros pegados, al menos, nos permiten ver la inmensidad de nuestra ignorancia, y espero que me den humildad para disfrutar del privilegio de poder seguir jugando, con toda la suerte del mundo.

Pero no sólo han surgido gurús, como setas, si no también entrañables ask holes   «A person who constantly asks for your advice yet always does the opposite of what you tell them», y creo que ese estado es el ideal del emprendedor. Pregunta, pide consejo y cuestiónatelo todo, pero no olvides que nadie tiene ni la más remota idea de qué va a pasar, así que toma, siempre, tus propias decisiones.

Que los errores sean todos tuyos, te los has ganado.

ask hole 

Los 10 posts más leídos de emprender a golpes

Llevo dos años con este blog personal y he escrito en este tiempo 80 posts con un total de 58.000 visitas.

La verdad es que me ha dado muchas satisfacciones compartir experiencias e ideas con los lectores e intentar mantener una cierta disciplina escritora. Todavía no he conseguido que me lean mi mujer o mi hermano, pero esos retos los dejo para una segunda fase :). Eso sí, nunca está muy claro qué hará que un artículo sea o no un best-seller, cuál será compartido por alguno de los gurús tuiteros y generará tráfico incluso meses después por búsquedas orgánicas de lo más peregrinas y cuál se
quedará con 40-50 visitas condenado al ostracismo de la red. blog stats Hay algunos hechos curiosos al ver las estadísticas agregadas, que quería compartir con vosotros:

1. Recibo 10 veces más visitas de gente que busca «María Fanjul» en google que «Miguel Arias«, vaya chasco para los que aterrizan aquí buscando a María! :).

2. En cambio el término «cómo vender una startup«, mi tema estrella, apenas genera visitas:).

3. Mi mayor fuente de tráficoademás de las búsquedas orgánicas, es, de largo,twitter, que genera el 13 % del tráfico. Más del doble que linkedin y 7 veces más que facebook.

4. La media de visitas para un post determinado es 700, pero la realidad es que hay 10 posts que generan la mayor parte del tráfico (además de la home-page y la página de quién soy).

Los 10 posts más leidos en la historia del blog son:

1. ¿Cuánto vale tu start-up web en España? Genera más del 10 % de todas las visitas al blog y todavía hoy en día sigue generando comentarios en redes sociales y tráfico. La infografía sigue siendo válida para estimar a ojo cuánto vale una startup en España.

2. Pues va a ser que sí que estamos en guerra: #Weareatwar Este arrebato
generó mucho tráfico en su momento, pero se ha ido diluyendo con el tiempo.

3. Las 20 internet startups más sexys de España en 2013. Spain Startup &
Investor Summit
El post más reciente que más tráfico ha generado y en menos tiempo. He visto que los rankings funcionan muy bien en google y también por la redifusión
de muchos de los mencionados en el listado

4. Como vender una startup: Los pasos previos (1-8)La serie de 8
posts sobre M&A para startups generó mucha menos difusión de la que me esperaba (tendré que escribir el libro :)), pero el segundo post de la serie tuvo apoyo de los stars del
ecosistema.

5. ON24 e IMASTE unen sus fuerzas La curiosidad por leer mi post personal sobre la venta de Imaste despertó mucho interés los días siguientes al exit.

6. Marfeel, a startup story in Spain Me aposté con Xabi Beumala, CEO de marfeel, una cena a que este post iba a batir el record de visitas del blog. No fue así, pero alcanza un digno 6º all-time puesto.

7. El “pitch” al inversor. 12 diapositivas, 1 caso practico
Este artículo tuvo miles de visitas en cotizalia, pero la versión completa en mi blog tuvo una repercusión bastante más modesta.

8. Las 4 cláusulas clave en un Capital Riesgo Post cortito y sin pretensiones, que genera todavía mucho tráfico a través de búsquedas orgánicas.

9. Internacionalizando una start-up tecnológica, mi experiencia Otro de los artículos
que más vida útil ha tenido y que hoy día, con la falta de mercado interior, sigue estando en el candelero, para emprendedores que quieran internacionalizar sus proyectos.

10. Las 7 claves de un elevator pitch Las claves de una presentación a inversores y los ejemplos de lo que me gustaría escuchar como inversión completan el top 10 del Hall of Fame de artículos publicados en emprender a golpes.

Durante este mes cambiaré el hosting del blog a un servidor dedicado y de wordpress.com a wordpress.org, así que os contaré puntualmente cómo afecta esto a
las estadísticas del blog y si es que merece la pena!.

Montar una startup es el nuevo «voy a poner un bar»: director´s cut

poner un barMi tuit mañanero de domingo, despertó cierto interés en la parroquia y también opiniones encendidas y encontradas. Así que voy a explicar que quise decir (Arrola ya aportó argumentos muy válidos ayer) y por qué.

arrola tweetEstoy encantado con que haya más vocaciones emprendedoras y con la «moda» y boom del emprendimiento que estamos viviendo en España. Llevo años pidiendo que ocurra algo así, y actuando proactivamente para potenciarlo, así que sería de locos no disfrutarlo.

Si miro, tan sólo, 3 años atrás y pienso en las iniciativas de apoyo a emprendedores públicas o privadas, acceso a la financiación semilla, VCs capaces de financiar primeras o segundas rondas, mentores, redes de networking, panorama de exits… que había entonces y las que tenemos ahora, me parece que hemos recorrido un gran trecho en poco tiempo.

Y como sociedad fundamentalmente ciclotímica que somos, si hace poco ser emprendedor era el hobby de algunos idiotas, hoy es una actividad muy bien vista (gracias «La red Social», gran película!) y muchas madres presumen de hijo startupero en reuniones familiares y comunitarias. Bravo!.

Así que voy, y tuiteo «Montar una startup es el nuevo voy a poner un bar«. ¿Qué pasa, voy de pesimista crónico?, ¿nada me satisface?.

Al contrario, simplemente alerto de que las modas, como tales, son pasajeras e irracionales, y tienen mucho peligro. Como ser emprendedor es lo que toca ahora, mucha gente se está lanzando a montar proyectos sin tener ni siqueira los conocimientos básicos. Y no me refiero a masters del universo, me refiero a proyectos web sin programadores ni diseñadores, gastando decenas de miles de euros en bienintencionados indonesios virtuales. A montar modelos de negocio que precisan de acertadas estrategias de marketing online o en la fidelización de usuarios free y su conversión en premium, sin saber nada ni de marketing, ni de online.

A negociar rondas de financiación sin saber lo que es un pacto de socios, una clausula de drag-along, una liquidación preferente, y después celebrarlo por todo lo alto.

Y a una profusión de vende-motos y charlatanes alrededor del ecosistema que hacen poco bien, cuando no dañan. Quizá esto sí que sea un circo, pero más que payasos, en la arena real hay leones que nos pueden comer hasta las entrañas.

En definitiva, replicamos el modelo del que pone un bar, simplemente porque siempre le ha gustado tomar tapas con amigos y una vez en paro, parece una actividad con bajas barreras de entrada. Y se gasta sus ahorros en remodelar a todo trapo un local en una calle por la que no pasa nadie, y no sabe calcular los costes de materias primas, ni tirar una cerveza y menos aún meterse en cocina y sacar adelante los fogones el día que el «cheff» se ha quedado en casa.

Y cierra a los tres meses, aún con menos dinero y escasas ilusiones…

Así que, del mismo modo que la mejor opción para el que va a poner ese bar sería trabajar al menos 1 año en alguno de los locales de referencia, para entender las dinámicas internas, las claves del éxito y conocer de primera mano los problemas que va a vivir después. Creo que una gran opción profesional para todos estos emprendedores wannabes, es que primero vayan a trabajar a alguna startup de referencia. Que se peguen a emprendedores que ya llevan unos años al pie del cañón y aprendan todo y de todo.

Que vean que es posible tener éxito, sí, pero con esfuerzo, suerte y mucha profesionalidad. Y con el bagaje que adquieran, después, monten su propio proyecto.

Pero claro, decir que tu hijo trabaja en una empresita de 5 empleados, sin apenas ingresos y nombre impronunciable, es mucho menos atractivo para mamá, que hablar de su hijo emprendedor, hipster e independiente. Aunque no haga la O con un canuto y esté pasando las mañanas en un starbucks tomando cafés carísimos y chupando wifi para leer tech-crunch o este blog.

Emprender, amigos, se emprende a golpes, y eso no es algo que deban dejar hacer a los niños sólos en sus casas. Que se pueden hacer daño…

La ley de emprendedores aprobada, ¿estamos a tiempo de un pequeño añadido?

Estimado Señor Rajoy,

leo con interés y cierta distancia emocional, que han aprobado la ley de emprendedores. Y por lo que se deduce de los artículos al respecto en los medios, han tenido ustedes a bien incluir algunas de las sugerencias (más bien clamores) realizadas para mejorar el texto original.

Permítame que mantenga ciertas dudas, hasta que no pueda leer el texto definitivo en el BOE, sobre todo después de comprobar que muchas de las medidas iniciales tenían unos titulares apasionantes y después ofrecían una descripción y ejecución desoladora.

El objetivo de la nueva Ley según su ministro Montoro, es «dar un paso más» para superar la crisis. Coincido con él, y espero que con usted, en que las empresas de nueva creación serán claves para crear empleo neto, que tanto necesitamos en España.

Parece que la ley recoge mejoras significativas en el pago del IVA, sólo cuando cobremos las facturas; y en la atracción del talento extranjero facilitando permisos de residencia a extranjeros que realicen inversiones económicas signficativas y a profesionales cualificados.  Aunque, Sr. Rajoy, el foco en el ladrillo que ponen en esas inversiones extranjeras me demuestra que siguen ustedes un tanto atados a los lastres del pasado.

Parece que se abaratará al fin la cuota de autónomo inicial y se introduce el fomento del espíritu emprendedor en toda la vida educativa, pero Sr. Presidente, volvemos a hablar de ventanillas únicas una vez más, cuando ya hemos comprobado durante años que no sirven y que agilizar los trámites burocráticos no es el principal problema de los emprendedores.

Se da un paso más para conseguir una responsabilidad limitada real, con la figura del emprendedor de responsabilidad limitada, por la que la responsabilidad de las deudas del negocio no afectará a la vivienda habitual. Pero se quedan ustedes cortos Mariano, y siguen sin estar al nivel de otros países de nuestro entorno. Además, temo que la letra pequeña ofrezca pocas garantías en este caso, es demasiado tentador enfangar el texto legal para quitarle sentido práctico.

Me alegra saber, Sr. Rajoy, que el fracaso honrado se penalizará menos, con el concepto de la «Segunda oportunidad«, por el que se podrán pactar quitas de hasta el 25% de los créditos y moratorias de hasta tres años con bancos y acreedores.

Y aunque no llegamos a los niveles de EEUU, que destinan el 23 % de sus contratos públicos a las pymes, medida que le recomiendo que analice en un futuro cercano, al menos se elevan los umbrales para la exigencia de la clasificación en los contratos de obras y servicios, (en 150.000 euros en los contratos de obras y en 80.000 euros en los contratos de servicios). Y para evitar la lacra de la morosidad pública que tanto nos ahoga, se reduce de ocho a seis meses el plazo para solicitar la resolución del contrato en caso de que la empresa adjudicataria sea una pyme. Bien.

Pero me quiero centrar, si me lo permite Sr. Presidente, en los incentivos para inversores privados, tema que me interesa particularmente. Por fortuna, amplían ustedes el límite de recursos propios de las empresas en las que inviertan los business angel para poder optar a la deducción en el IRPF desde 200.000 a 400.000 euros.

Y suena muy bien que, al aportar capital semilla en una start up te puedas beneficar de una deducción del 20% en el IRPF, con una base mínima de 20.000 euros al año.

Pero le sugiero que se lea con calma el modelo inglés «Seed Enterprise Investment Scheme» o SEIS, que ofrece grandes incentivos fiscales a los individuos que hagan inversiones semilla.

Como sé que está usted muy ocupado, le resumo sus puntos fundamentales, que no nos viene mal copiar lo que está bien pensado:

  • Los inversores pueden atribuir £100,000 en un mismo año fiscal, en varias inversiones. Y el tope que puede levantar una startups con el esquema SEIS es un total de  £150,000.
  • Los inversores no pueden tener una participación de control ni mayor al 30 % de las acciones de la startup
  • Las deducciones aplicables en el mismo año de la inversión llegan al 50 %!!!
  • Exención de impuestos por ganacias de capital por cualquier venta procedente de una inversión SEIS!!!! (nada que ver con nuestro 27%!, que casi se duplica en el caso de compra-venta de acciones en un mismo año fiscal con sus nuevas normas anti-especulación)
  • La startup tiene que ser británica y estar establecida permanentemente en UK
  • La startup tiene que tener menos de 25 empleados y menos de 2 años de vida.
  • La startup debe tener activos por menos de  £200,000

Aproveche la ocasión para tomar medidas potentes, no nos quedemos cortos. Sabremos corresponderle con honestidad, ganas y mucho, mucho esfuerzo.

Atentamente,

Un emprendedor, a golpes.

Enlaces relacionados:

SEIS: http://www.seis.co.uk/#sthash.3FHxdT2x.dpuf
La definitiva Ley de Emprendedores,Emprendedores&Empleo, expansion.com